ColumnistasLúpulo

El Lúpulo y su innegable raíz

70views

El Lúpulo Y Su Innegable Raíz.

La familia es y siempre será un legado que no se puede negar, esto aplica incluso para el reino vegetal, el cual nos lleva por sendas desconocidas donde nuestros ojos y manos son las herramientas esenciales para efectuar el acto de engaño que yace en la misteriosa pero perfecta naturaleza.

Un claro ejemplo es sin duda el lúpulo (Humus Lupulus) y la marihuana (Cannabis Sativa), que poseen propiedades organolépticas similares (sabores y aromas) que naturalmente nos llevan a la precipitada conclusión de un posible parentesco o ascendencia sin necesidad de una ardua investigación, sin embargo no podemos catalogar o etiquetar este hecho con base a las anteriores similitudes, ya que existen cientos de plantas que desarrollan moléculas similares conocidas como terpenos y compuestos terpenoides, en los que entran los limones, lavanda, coníferas, etc. Ninguna de ellas está relacionada con la marihuana o el lúpulo en un sentido químicamente estructural que pueda ocasionar los mismos efectos que las ya mencionadas.

Los terpenos se conocen como un compuesto orgánico sintetizado por células; todos inician con una molécula base peculiar llamada isopreno. Algunos de los terpenos aromáticos primarios en el lúpulo son mirceno, betapineno y alfa-humulona, si añadimos estos y otros compuestos aromáticos similares son también los que dan a las plantas de cannabis su olor característico. Desde luego el principal compuesto amargo en el lúpulo, los conocidos alfa-ácidos, conocidos también como humulonas, son en definitiva terpenoides (derivado del terpeno), el principal ingrediente activo en el cannabis, el tetrahidrocanabinol (thc) también lo es.

Terpenos y Terpenoides.

Los terpenos aromáticos comunes (y su molécula precursora isopreno) se encuentran en la cannabis y el lúpulo posicionados en la parte lúpulo y su coneccion con la marihuanasuperior, en la parte inferior los terpenoides en el lúpulo dan el toque amargo a la cerveza y en la cannabis logran un efecto psicoactivo.

“Por lo tanto, si los terpenos no son exclusivos del Humulus y la Cannabis ¿Cómo podemos saber que los dos tienen una relación significativa?”

Las 2 plantas en cuestión son de hecho dos géneros pertenecientes a la familia Cannabinaceae, familia taxonómica que por su característica han prevalecido ante la historia. En tiempos antiguos de la taxonomía los biólogos trataban de agrupar las plantas por sus similitudes estructurales y así identificarlas. Botánicamente hablando, las hojas de las plantas de la familia Cannabinaceae son generalmente de lobulos palmeados y siempre llevan estípulas, así como cistolitos (cristales de carbonato de calcio sobre las paredes dentro de las células). Los lóbulos (venas) que aparecen en estas plantas son similares a los de la palma de una mano ya que irradian desde un punto común.

En la década de 1990, todas estas similitudes colocaban al lúpulo y el cannabis en una sola familia y a su vez en una más grande llamada Urticales;

En el año 2002, se descubrió que la familia Urticales no era tan esencial como pensaban por lo cual un grupo de biólogos de plantas y moléculas de EE.UU. y el Reino Unido se propusieron analizar detalladamente las características estructurales, órganos celulares, propiedades productoras de latex y las secuencias de ADN para desglosar adecuadamente cada miembro perteneciente a esta familia. Después de varias pruebas y análisis se llegó a la conclusión de que precisamente el Humulus y Cannabis se encontraban relacionados estrechamente y pertenecían a una sola familia, confusamente también encontraron que compartían cierta relación con otra familia aún más ancestral (Rosáceas) que incluye fresas, manzanas y por supuesto rosas.

A la fecha no se sabe con exactitud la especiación de ninguna de estas dos plantas, algunos datos arrojan que el Humulus comenzó su especiación aproximadamente hace 6 millones de años, así que es probable que el Humulus y Cannabis se hayan separado en algún momento entre hace 6 y 34 millones de años.

Por lo tanto su relación a pesar de confusa sigue siendo cercana e innegable, dejando al lúpulo como una planta independiente y con características particulares que la separan ligeramente de la marihuana tanto en apariencia como para su uso.

Por Gibrán Ramírez – The Bar Lab

Leave a Response